Compartir

La renegociación del Tratado de Libre Comercio esconde intereses de las empresas de la industria alimenticia, a quienes varios negociadores de México y Estados Unidos están defendiendo, denunciaron ONG’s de la Alianza por la Salud Alimentaria.

El jefe del grupo de negociadores de Estados Unidos,  Jamieson Greer, presentó una iniciativa en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte que intenta prohibir los etiquetados frontales de advertencia en alimentos y bebidas no saludables, como los que recomienda la Organización Panamericana de la Salud, aseguraron organizaciones de la Alianza por la Salud Alimentaria.

Las ONG’s indicaron que de acuerdo con documentos públicos, los negociadores de México y Estados Unidos cabildean a favor de la gran industria de alimentos ultra-procesados y bebidas azucaradas, pues acuerdan bloquear recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para combatir la epidemia de obesidad.

“En la práctica, esta propuesta pondría un obstáculo a la implementación de una de las políticas que más beneficios está demostrando en el combate al sobrepeso y la obesidad, enfermedades que en México se han declarado emergencias epidemiológicas”, declaró la Alianza por medio de un comunicado.

Destacó que los etiquetados frontales de advertencia han recibido el respaldo de la OPS, OMS, UNICEF, FAO, PMA y de CEPAL, además de diversos organismos académicos internacionales como una de las medidas más necesarias y costo efectivas para enfrentar la epidemia de obesidad.

La información recibida indica que quien ha promovido esta iniciativa del lado mexicano es el asesor de la iniciativa privada en las renegociaciones del TLC, Jaime Zabludovsky, quien fue jefe negociador del gobierno mexicano del TLCAN en 1994 y que durante años ha estado al frente de ConMéxico, organismo empresarial que ha llevado la estrategia de cabildeo de la gran industria de alimentos ultra-procesados y bebidas azucaradas contra las políticas de prevención de la obesidad en México.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, indicó que la propuesta promovida por Zabludovsky y las grandes corporaciones de alimentos y bebidas, y que ha sido presentada por los negociadores estadounidenses, pretende establecer que el etiquetado frontal diseñado por la industria, conocido como GDA, y que se ha establecido en México, sea obligatorio también en los Estados Unidos y Canadá.

“Documentos públicos de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud dirigidos al gobierno mexicano y a otros gobiernos de la región han señalado que este etiquetado frontal (GDA) no es comprensible por la población y que los criterios de azúcar que utiliza representan un riesgo a la salud, señalando claramente que este etiquetado no se desarrolló en base a la evidencia científica ni a las recomendaciones del organismo internacional”, declaró.

Por su parte, Yarishdy Mora, directora de vocera de Salud Crítica dijo que el marco de la Alianza por el Gobierno Abierto se estableció como uno de los objetivos del plan 2016-2018 se rediseñaría el etiquetado frontal con base en la evidencia científica.

“Somos testigos, ahora, de que estas empresas pretenden bloquear una política sustantiva para enfrentar la epidemia de obesidad a través de establecer en la renegociación del TLCAN la prohibición de etiquetados que adviertan a los consumidores el alto contenido de azúcares, grasas y sodio”.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook