Aparecen peces muertos y manchas de hidrocarburos en playa de Oaxaca

A una semana del incendio en la refinería Antonio Dovalí Jaime, decenas de peces aparecieron muertos en la playa La Ventosa, así como posibles manchas de petróleo. El agente municipal de la comunidad dijo que la refinería no se ha hecho responsable de proteger al medio ambiente y mucho menos a las comunidades que están a su alrededor.

Regeneración, 20 de junio de 2017.- En Salina Cruz, Oaxaca, pescadores de playa La Ventosa denunciaron la muerte de decenas de peces y la presencia de manchas de contaminantes provenientes de un desfogue de la refinería Antonio Dovalí Jaime, la cual se incendió el pasado 14 de junio.

La playa pertenece a la agencia municipal Ensenada La Ventosa, donde habitan unas 500 personas de las cuales el 90 por ciento se dedica a la pesca como sustento familiar y para venta en restaurantes ubicados en los alrededores de Playa Abierta.

LEER MÁS:  Hay pruebas suficientes para detectar Covid-19, monitoreo oportuno

Los pobladores relataron que la noche del lunes el olor a hidrocarburo comenzó a percibirse muy fuerte e incluso algunos no pudieron dormir y al amanecer observaron enormes manchas en toda la playa que abarca cerca de 3 kilómetros.

“Pemex realiza todos los días desfogues de sus contaminantes, en esta ocasión no sabemos si fue crudo u otro químico, lo que sabemos es que unos 100 peces de la variedad de la mojarra están muertos”, narraron los habitantes.

Además, informaron que avisaron a personal de Pemex para que revisara el lugar sin embargo solo les dijeron que personal especializado visitaría la zona para una inspección.

LEER MÁS:  15 casos de Covid-19 en México, sin propagación: Salud

“Trabajadores de Pemex que se identificaron como Abel Arteaga, del área de protección ambiental; Miguel Guzmán, coordinador Técnico, y Ricardo Pacheco, subgerente de la refinería Antonio Dovalí Jaime, llegaron y observaron la situación de contaminación en la playa, nos dijeron que no podían tomar decisiones y se fueron”.

Por su parte, el agente municipal, Armando Díaz Delgado, dijo que la comunidad entera está muy molesta por la situación con la refinería, la cual no se ha hecho responsable de proteger al medio ambiente y mucho menos a las comunidades que están a su alrededor.

“Llevamos más de 30 años viviendo con un olor horrible a hidrocarburo, pero eso no es todo con una contaminación constante, los pescados y moluscos que comemos están contaminados, pero no hay de otra, nos lo tenemos que comer para poder sobrevivir, la pesca es nuestro trabajo”, enfatizó.

LEER MÁS:  UNAM implementa medidas preventivas por Covid-19

Los pobladores expresaron que en ningún momento han llegado autoridades de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales o de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) para tomar muestras de agua y conocer el grado de contaminación.

“Se supone que existe una policía ambiental que es la ASEA y no aparece, actúa en contubernio con Pemex o no sabemos que sucede, nosotros seguimos comiendo pescado contaminado, pero no hay de otra, no hay empleo y Pemex no cumple con nada”.

 

Con información de La Jornada

cargando...