Compartir

La reportera Shaila Rosagel denunció en redes sociales el intento de soborno por parte de una agente de RRPP para sembrar pregunta a AMLO. “A mí ni se me acerquen, porque yo sí los voy a exhibir”, respondió

Regeneración, 25 de agosto de 2018.- La reportera y periodista Shaila Rosagel denunció en redes sociales la intención de soborno que recibió por parte de “una agente de relaciones públicas de un grupo importante” para “sembrarle una pregunta” al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Con la autorización de Rosagel, el 22 de agosto su colega Elia Baltazar hizo pública en redes sociales la denuncia que se acompaña de una postura clara: “No se me acerquen porque los exhibo”.

Elia Baltazar consideró pertinente difundir el mensaje de Shaila Rosagel a modo de alerta para las y los reporteros de la fuente que cubren a quienes formarán parte del gobierno electo que encabeza AMLO. El mensaje publicado en Facebook por Baltazar dice:

A ver gente, esto lo narra Rosagel Shaila en su muro y me parece muy pertinente compartirlo por si acaso le sucede a alguno de ustedes que andan por allí en las coberturas del próximo gobierno… El que sigue es el post que con su permiso tomo de su muro.

La narración de Rosagel explica:

LEER MÁS:  Piden a AMLO que dé prioridad a feminicidios y desaparición de mujeres

Sí cubro a AMLO y no acepto ningún tipo de soborno o chayote; hoy me llamó una agente de relaciones públicas de un grupo importante para ofrecerme dinero a cambio de ‘sembrarle una pregunta a AMLO’.

No puedo describir la sensación tan desagradable que sentí. Fue muy burdo, me llamó aprovechando que la conozco desde hace años, me sentí muy mal, y sí le reclamé la ofensa.

A mí ni se me acerquen, porque yo sí los voy a exhibir.

¿Sembrar una pregunta? Hasta la palabra que utilizó es, ni que fuera qué o qué para andar sembrando nada.

Y repito: no se me acerquen porque los exhibo, evítense la pena.”

Shaila Rosagel es reportera en el medio digital Sin Embargo. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora y está especializada en periodismo de investigación y análisis de medios.

De acuerdo con su página personal, actualmente cubre la fuente de partidos políticos y movimientos de izquierda, además de temas como combate a la impunidad, derechos humanos, atención a víctimas y medio ambiente.

Ha obtenido distintos reconocimientos, además de haber sido finalista o recibir mención especial en los Kurt Schork Awards in International Journalism (2014 y 2015); Premio de Periodismo de Innovación Científica; Género y Justicia 2015, otorgado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), entre otros.

LEER MÁS:  Ve FMI con buenos ojos los planes de austeridad de AMLO

A la denuncia siguieron comentarios en apoyo a la reportera y de condena por el intento de soborno.

Por ejemplo, una usuaria dijo: “Te entiendo, en un medio donde trabajé se estila dar línea y en alguna cobertura de AMLO fue: ‘hacerlo enojar, exhibirlo como rijoso’. Fue tan obvio que se dio cuenta. ¡Terrible!”, aunque Rosagel aclaró que no se trató de una imposición de línea editorial del medio donde trabaja, sino de una agente de relaciones públicas de un grupo grande, que podría ser una empresa privada.

En México se encuentra ampliamente documentada la práctica de sobornos a reporteros y periodistas por parte de funcionarios de los tres órdenes de gobierno. Se trata de todo un fenómeno de cooptación a la libertad de prensa que opera en su modalidad económica.

Apenas hace unos días la revista Proceso publicó nombres de las y los periodistas mexicanos que reciben grandes cantidades de dinero por parte del gobierno federal.

LEER MÁS:  La democracia funcionó en victoria de AMLO: Jorge Ramos

No obstante, el intento de sobornos por parte de empresas u otras instancias ajenas al gobierno, como el que Shaila Rosagel recibió, prácticamente opera de manera clandestina y sirve a intereses no definidos, pero seguramente privados.

El caso que se comenta bien podría formar parte del clima de polarización política que se mantiene en México desde 2006, cuando el entonces candidato AMLO fue objeto de ataques en los medios con el ya clásico “peligro para México” durante las campañas políticas.

Desde entonces, y aún concluida la elección en la que AMLO resultó presidente electo, no cesan los intentos por inducir el discurso noticioso hacia la denostación de su imagen. Para ello se han utilizado bots o trolls, como ha ocurrido en el caso de Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de AMLO.

Es así que, además de los riesgos que se corren en el desempeño de la labor periodística, los bajos salarios o la ausencia de prestaciones sociales que padecen sus trabajadores, será necesario visibilizar y documentar el intento de sobornos por parte de la iniciativa privada que también mantiene a reporteras (os) y periodistas en la mira de intereses contrarios al derecho de las personas a informarse.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook