Compartir

Video de la NASA que muestra la evolución del hielo ártico entre 1984 y 2016; así el capital en su afán de la ganancia se niega al cambio energético

Regeneración, 3 de marzo del 2018. La NASA publicó una animación del hielo ártico: se reduce su extensión y cada vez es más delgado. La capa de hielo casi parece gelatinosa, como si latiera a través de las estaciones. Describe la NASA su video. El científico de la criosfera – es decir las partes de la tierra que se encuentran congeladas-, el Dr. Walt Meier del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NAS, explica  “continúan la tendencia de calentamiento a largo plazo del planeta”, según la NASA. Una tendencia que es impulsada predominantemente por la actividad humana a través de las emisiones de dióxido de carbono.

Y es que mientras los gobiernos neoliberales, sean de tipo imperial o colonial se niegan a dar el salto al cambio energético y continúa la explotación de los recursos naturales para beneficio de una muy reducida élite – el 1% de la población-, asistimos a la destrucción continua de la Madre Tierra.

2017 fue una vez más uno de los años más calurosos de la historia, clasificada como la segunda más cálida por la NASA y la tercera más cálida por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

Los registros de temperatura para el planeta, monitoreados independientemente por ambas agencias, datan de 1880. El anuncio se produjo en una conferencia de prensa conjunta a fines de febrero en  Washington.

El año más caluroso registrado permanece en 2016, mientras que 2015 ocupa el segundo lugar según NOAA y el tercero por la NASA, lo que significa que los tres mejores años han sido los tres más recientes.

LEER MÁS:  Catástrofe por lluvias en el desierto en medio oriente (videos)

Aunque 2017 fue un poco más frío en promedio en comparación con 2016. la tendencia hacia un planeta más cálido nunca ha sido más clara.

Los seis años más calurosos se han producido desde 2010 y 17 de los 18 años más calurosos registrados se produjeron desde 2001.

Según la NASA, la temperatura promedio mundial de la tierra y el océano fue de 0,9˚C (1.62˚F) por encima del promedio del siglo XX. Esto nos sitúa bastante por encima del ambicioso objetivo de limitar el calentamiento a 1,5 ° C (2,7 ° F) establecido en el Acuerdo Climático de París 2016.

Los científicos creen que si queremos evitar exceder ese límite, las emisiones de carbono deberían reducirse significativamente comenzando de inmediato.

El fenómeno de la Niña enfría el planeta, pero no lo suficiente

El ligero descenso de las temperaturas este año puede explicarse en parte por la presencia de La Niña, que comenzó a fines de 2016 y duró hasta 2017 y regresó a fines de año, mientras que un fuerte fenómeno de El Niño estuvo presente durante partes de 2015 y 2016.

El Niño se caracteriza por un calentamiento de las aguas superficiales en el océano Pacífico tropical, que tiende a elevar las temperaturas globales. Por lo tanto, los años que contienen El Niño tienden a ser más cálidos a nivel mundial que otros años.

La Niñas, por otro lado, tiene aguas más frías que la media en el Pacífico y tiende a enfriar el planeta.

El hecho de que 2017 fue el segundo o el tercer año más cálido registrado, a pesar de la presencia de un enfriamiento de La Niña, habla de la tendencia global de calentamiento que está experimentando la Tierra gracias al calentamiento global global.

LEER MÁS:  Catástrofe por lluvias en el desierto en medio oriente (videos)

Según la NASA, si “los efectos de los patrones recientes de El Niño y La Niña se hubieran eliminado estadísticamente del registro, 2017 habría sido el año más cálido registrado”.

Aspectos climáticos globales del 2017

El hielo marino continuó su tendencia a la baja, tanto en el Ártico como en la Antártida. La Antártida, que tenía tendencias récord a solo unos pocos años atrás, alcanzó un mínimo histórico durante 2017, con hielo que cubre 154,000 millas cuadradas menos que el récord previo establecido en 1986.

En el Ártico, la extensión del hielo marino fue la segunda más baja desde que comenzaron los registros en 1979, solo después de 2016, aunque se observó un bajo nivel de hielo marino durante los meses de invierno de enero a marzo.

Sin embargo, las temperaturas significativamente más cálidas de lo normal en todo el planeta no significaron que faltara nieve. En el hemisferio norte, la extensión promedio de la cubierta de nieve fue la más grande desde 1985 y la octava más grande desde que comenzaron los registros en 1968, según el Global Snow Lab de la Universidad de Rutgers.

2017 también presentó una serie de eventos climáticos extremos, en particular el número récord de huracanes importantes que afectaron a los EE. UU. Y el Caribe, lo que llevó al año más costoso para desastres climáticos en la historia de los EE. UU.

El cambio climático comenzó mucho antes de la revolución industrial

LEER MÁS:  Catástrofe por lluvias en el desierto en medio oriente (videos)

Y es que tal como lo comenta el Periódico Tiempo

“Por la quema de madera, los seres humanos han sido importantes contribuyentes a las emisiones de gases de efecto invernadero, ya en el Imperio Romano” citando una investigación de los Países Bajos.

“Se cree que las emisiones se iniciaron en 1850. Hemos demostrado que los seres humanos ya comenzaron a afectar mucho antes, el efecto invernadero”  según la  coautora Célia Sapart de la Universidad de Utretcht en los Países Bajos.

Así las cosas según esta investigación “las emisiones de metano, gas de efecto invernadero, tuvieron varios picos en los últimos años 2.100: durante la época romana;  durante la Edad Media cálida debido a los incendios forestales;  y en la Pequeña Edad de Hielo. NBI”

En su estudio del 3 de octubre en la revista Nature, los investigadores encontraron que la producción de metano fue elevada alrededor de 100 A.C., durante el apogéo del Imperio Romano y disminuyó alrededor de A.D. 200  mientras el Imperio declinaba. El metano fue liberado cuando los romanos incendiaron los bosques para despejar terrenos de cultivos y ampliación de los asentamientos, dijo Sapart.

Tiempo, menciona que el metano es un potente gas de efecto invernadero,  ya que posee 20 veces la potencia de calentamiento  que la del dióxido de carbono, Sapart  dijo a LiveScience.

Así, los investigadores del medio ambiente señalan que los incendios forestales, los humedales y las erupciones volcánicas naturalmente liberan metano a la atmósfera.

Y puntualizan “pero las acciones humanas, como la ganadería o la quema de combustibles fósiles, ahora representan más de la mitad del metano liberado”.

Si quieres informarte más, visita: Regeneración

loading...

Comentar con facebook