Investigador usa enzimas de hongos para descontaminar agua

La alternativa del investigador de la BUAP permitirá eliminar los compuestos contaminantes persistentes del agua, sin cloración ni plantas de tratamiento.

Regeneración, 2 de marzo del 2020. Para reducir la existencia de contaminantes en cuerpos hídricos y proteger el medio ambiente y la salud de las personas, el investigador del Centro de Química del Instituto de Ciencias de la BUAP (ICUAP), Eduardo Torres Ramírez, utilizó enzimas del hongo Pleurotus ostreatus para transformar dichos compuestos tóxicos en otros menos perjudiciales.

El especialista de la BUAP usó las enzimas del hongo conocido como seta ostra, para desechar contaminantes persistentes o emergentes en aguas residuales de plantas de tratamiento del estado, así como en ríos, pozos y una laguna en Veracruz.

LEER MÁS:  México ratifica compromiso para combatir tráfico ilícito y ciberdelitos

La institución subrayó que a finales del 2010 más de 70 por ciento de los cuerpos hídricos de México presentaba algún indicio de contaminación.

Esto como acumulación de estructuras fenólicas y hormonas en pesticidas, así como otros compuestos dañinos capaces de alterar el sistema hormonal de animales y humanos.

Torres Ramírez, doctor en Biotecnología por la UNAM, ha aplicado las enzimas en la transformación de alrededor de 50 compuestos como:

Analgésicos, antibióticos, antiinflamatorios, plaguicidas organofosforados y organoclorados, fenoles, colorantes y sustancias procedentes del petróleo.

“Al usar estas enzimas hemos logrado dos cosas importantes: los productos derivados son menos tóxicos y más biodegradables, por lo que los residuos todavía presentes son eliminados sin complicaciones por los microorganismos existentes en los cuerpos de agua”, detalló el académico, de acuerdo con información de la BUAP.

LEER MÁS:  AstraZeneca reanuda ensayos clínicos de vacuna contra Covid-19

Se informó que de esa manera, el investigador del ICUAP propone utilizar a la biocatálisis ambiental como un paso previo a la salida de los residuos de las plantas de tratamiento, en vez de la cloración, para eliminar los compuestos contaminantes persistentes.