William Barr mencionó que les “perturba” que en el Congreso se estudie una reforma que podría hacer más difícil la cooperación

Regeneración a 12 de diciembre de 2020. El procurador general de Estados Unidos, William P. Barr expresó su preocupación ante la reforma a la Ley de Seguridad Nacional que regula la actuación de los agentes de la agencia antidrogas (DEA) en México.

A través de un comunicado indicó que, “el Departamento de Justicia está comprometido a trabajar con el gobierno de México en el combate a los criminales trasnacionales que amenacen a nuestras naciones”.

Sin embargo, mencionó que les “perturba” que en el Congreso se estudie una reforma que podría hacer más difícil la cooperación entre las naciones.

LEER MÁS:  Andorra expropia 2 mil mde a 23 mexicanos

Indicó que la colaboración tiene lugar en el marco de la estructura establecida para trabajar de manera conjunta.

Es por eso que, por ejemplo, Estados Unidos recientemente devolvió al exsecretario Salvador Cienfuegos para que lo investiguen ahí”, indicó Barr.

El procurador estadounidense advirtió que la reforma haría que los ciudadanos tanto de México como de Estados Unidos estuvieran menos seguros.

Agregó que la aprobación de esa legislación beneficiaría a las organizaciones trasnacionales violentas.

El presidente  López Obrador propuso la modificación a la ley luego de que México no fuera notificado sobre la investigación de la DEA contra Cienfuegos.

LEER MÁS:  FGJ capitalina solicita desaforar a Mauricio Toledo para procesarlo por enriquecimiento ilícito

Una de las disposiciones es que tanto los agentes de la DEA como del FBI y otras agencias establecidas en México deberán compartir con las autoridades mexicanas la información que obtengan en el ejercicio de sus funciones.

Los agentes no tendrán inmunidad y no podrán llevar a cabo detenciones o cualquier actividad que ponga en riesgo su integridad.

El jefe del Ejecutivo envió la iniciativa al Senado el lunes pasado y el miércoles se aprobó, ahora se espera que la Cámara de Diputados también la avale.

AMLO pone un alto a agentes extranjeros