Por: José Alfredo Gutiérrez Falcón

Regeneración MX.- En la conferencia mañanera del 28 de agosto del 2019, se le preguntó al presidente Andrés Manuel López Obrador, si asistiría a la reunión plenaria de senadores del partido Movimiento de Regeneración Nacional, para darles “un jalón de orejas” por sus pleitos internos. Ante este cuestionamiento, AMLO contestó:

“Si el partido que ayudé a fundar, Morena, se echara a perder, no sólo renunciaría a él, sino que me gustaría que cambiara de nombre, que ya no usaran ese nombre, porque ese nombre nos dio la oportunidad de llevar a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública del país. Entonces, no se debe de manchar”.

De aquel día a la fecha, las cosas no parecen haber mejorado en el partido guinda. Su dirigencia es duramente cuestionada por la imposición de candidatos a lo largo y ancho del territorio nacional. En el tercer aniversario del triunfo de AMLO, celebrado en el Auditorio Nacional, Mario Delgado fue abucheado. Hoy por hoy, el descontento de militantes y simpatizantes con los altos mandos de ese partido político, es cada vez más mayor.

Ricardo Monreal, coordinador de MORENA en el Senado de la República, después de tomarse una foto con Lilly Téllez, declara en entrevista para el periódico El País de España: “Soy una mezcla extraña. Una especie de socio de un proyecto de nación, pero nunca un subordinado incondicional”. Tendría que recordar Monreal que, gracias a López Obrador, él pudo ser gobernador de Zacatecas.

LEER MÁS:  AMLO afirma que paro en refinería Dos Bocas es por conflicto sindical

En este contexto, López Obrador envió al Poder legislativo su propuesta de reforma energética. Al mismo tiempo, convocó a una asamblea informativa el 20 de noviembre en El Zócalo de la Ciudad de México. Tres días después, el primer mandatario declaró lo siguiente en su gira por el estado de Puebla:

“No va a haber anonimato, debemos dar la cara todos porque se trata de los intereses del pueblo, que no piensen que van a votar en contra de esta reforma que es para beneficiar al pueblo y nadie se va a enterar, no somos tapaderas, cada quien va a asumir su responsabilidad”. López Obrador enfatizó este mensaje hacia el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN), pero también lo dejó abierto para todas las instituciones políticas.

El pasado 6 de octubre, el titular del ejecutivo anunció en su conferencia mañanera la presentación de un informe sobre la reforma eléctrica al inicio de la próxima semana. Así lo dijo:

“El lunes próximo el secretario de Gobernación con todos los miembros del Gabinete de Energía van a explicar de manera sencilla para que todos estemos informados y conozcan en qué consiste la iniciativa para que la campaña de publicidad que están financiando los corruptos —porque no les puedo llamar de otra manera— sea contrarrestada con información”.

LEER MÁS:  Estoy satisfecho con el trabajo de gabinetes de seguridad y salud: AMLO

Un día después, Ricardo Monreal expresó ante los medios de comunicación: “A mí me parece que debemos respaldar el presidente, para tener la rectoría en materia eléctrica, pero también me parece fundamental escuchar a los sectores productivos”.

Ante los múltiples intereses rondando entre los diferentes partidos políticos, AMLO está confiando en el apoyo del pueblo de México, para hacer realidad su proyecto. López Obrador es el amo y señor del timing político. Su sello único es hacer coincidir con fechas históricas sus propuestas y acciones de gobierno. ¿Qué nos dirá AMLO en el Zócalo el 20 de noviembre, justo en la celebración de la Revolución mexicana?

Con más de un 60 por ciento de popularidad, López Obrador convoca al Tigre, hace un llamado a su ángel de la guarda, para defender la soberanía energética de nuestra patria. Allí estaremos señor presidente, como cuando juntos nos empapamos de dignidad en la misma Plaza de la Constitución. Allí estaremos gritando una vez más: ¡Es un honor, estar con Obrador!

Familia latina fue encontrada sin vida al interior de un Airbnb en México