Por: Manuel Pedrero

73, es el número, que no el presidente, no el obradorismo sino la oposición llevara en el pensamiento como la piel de ganado recién marcada con fierros calientes, 73% de aprobación ostenta el Presidente de la República a ya casi tres años de gobierno, a la mitad del camino.

Confieso que he tenido una evolución en mi percepción sobre la oposición. En 2018 me sentía contento porque finalmente habían perdido lo único que les permitía existir, el poder; en 2019 me daban risa porque estaban tratando de matar a un dragón sin espada, sin armadura, sin caballo y aparte bañados en gasolina; en 2020 me daban flojera al ver tal incapacidad de poder articular una agenda, un discurso, una verdadera oposición, hoy en 2021 que escribo a casi tres años de la 4T, me dan pena, me dan lastima.

En todos estos años lo único que han hecho es seguir con la misma actitud soberbia y estúpida de pensar que recuperarán el poder a base de mentadas de madres, mentiras, noticias falsas, debates politiqueros, a twitazos y memes, piensan que la mejor forma de convencer a los 30 millones de ciudadanos que votaron por AMLO es decirles que son unos pendejos por votarlo, creyeron que la estrategia de 2006 y 2012 funcionaría nuevamente.

LEER MÁS:  Reforma eléctrica regulará litio y no habrá más concesiones: Nahle

Claudio X. González y su trío de subordinados debieron pensar: basta tan solo con contratar buenos asesores, granjas de bots en las redes sociales, compramos los principales noticieros, los titulares de los periódicos y de esa forma lograremos manipular al núcleo de la opinión pública para que ésta convenza a los sectores más pequeños de que el presidente es un fracaso.

Debió haber sido muy duro el haberse enterado de que nada de eso funcionó, que esa inversión en realidad fue gasto perdido; Morena no solamente tiene la mayoría en la cámara de diputados, sino que incluso tiene mas de los que solía tener en 2018. Para colmo de todo, resulta que cada acusación que se le hace al presidente se desmiente no con palabras, sino con hechos.

“AMLO es un comunista de clóset” y al día siguiente el presidente compra una refinería al país más neoliberal y capitalista del mundo.

“AMLO hará que el dólar esté en 30 pesos” y al día siguiente se reporta que la moneda se cotiza en los 19 pesos por dólar.

“AMLO se va a pelear con Biden” y al día siguiente nos enteramos de que el mandatario con quien más ha conversado Joe Biden ha sido AMLO.

“AMLO censurará a todos los periodistas” y al día siguiente hay titulares, foros, programas, libros, revistas, periódicos, debates, analistas y columnistas no solo atacándolo sino incluso insultándolo (todos ellos duermen tranquilos y están en sus casas).

LEER MÁS:  Investigan en Chiapas muerte de Gerry Aranda, periodista de Breitbart

“AMLO protegerá a los empresarios que estén con él” y al dia siguiente ves cómo Miguel Alemán Magnani, quien formaba parte del grupo asesor del presidente, huye del país porque el gobierno de AMLO lo busca por evasión fiscal.

Podríamos continuar con decenas, centenas de falacias como ésta que continuamente vemos en redes sociales y no terminaríamos hasta diciembre. Es ese número como el que llevaran en el cuello y en la mente, es la cruda realidad de un país que no los respalda, son lo mejor que le pudo pasar a AMLO en materia de gobernabilidad.

¿Qué clase de problema representa una oposición, que como trofeos traen investigaciones de longaniza? Hablando de longaniza me da la impresión de que van a seguir sentados esperando; hay mucho presidente como para que se esté preocupando por políticos diminutos, el problema de ellos es que en su microuniverso realmente creen que están haciendo las cosas bien. Ellos piensan que están avanzando cuando más hondo están, y nada al parecer puede hacerles ver su triste realidad, ya saben, la inocencia de la ignorancia.