SLP: AMLO no permitirá que constructoras afecten Sierra de S. Miguelito

«San Miguelito sí, fraccionamientos no» claman ciudadanos, para que se proteja la sierra de San Miguelito frente a inmobiliarias ligadas a políticos


Regeneración, 25 de mayo de 2019. San Miguelito debe ser protegido pidieron vecinos pidieron ayer en el mitin de AMLO en San Luis Potosí; lo anterior que proteja  Sierra de San Miguelito a raíz de los incendios registrados en la zona.
Advirtieron que  la Sierra se ha convertido en un botín para las inmobiliarias vinculado al tema de la Comunidad de San Juan de Guadalupe y sus anexos Tierra Blanca y San Miguelito y su posible urbanización.
Señalaron que estos grupos inmobiliarios son encabezados por Carlos López Medina y sus socios.
Pusieron el dedo también sobre el gobernador de San Luis Potosí así como del alcalde Xavier Nava los cuales serían cómplices del proyecto.

AMLO respalda la exigencia

Ante el grito de los pobladores para que se proteja la sierra de San Miguelito, el mandatario recordó lo que se hizo con el Cerro de San Pedro
Afirmó que no se permitirá que se hiciera lo mismo con la Sierra de San Miguelito.
Desde hace tiempo, con el avance de los incendios, diversas asociaciones pedía que no se diera autorización «en materia de impacto social y cambio de uso de suelo.
Los grupos inmobiliarios que pedía que las tierras tuvieran cambio de uso de suelo era el Grupo “Reserva S.A. de C.V.” identificado con Carlos López Medina,
Esto en las tierras de la Comunidad de San Juan de Guadalupe y Sus Anexos Tierra Blanca y San Miguelito.
Asimismo solicitan que se genere la veda forestal en la totalidad de la Sierra de San Miguelito.

A continuación reproducimos 2 de las peticiones escritas hechas por ciudadanos del Estado de San Luis Potosí:

I.-

San luis potosí, s. L. P. 23 de mayo de 2019

Andrés Manuel López -Obrador. Presidente constitucional de los Estados unidos mexicanos.
Presente:
Esta misiva tiene por objetivo darle a conocer el sentir de quienes signamos la misma, compartido por grupos  ciudadanos de orígenes y actividades diversas, pero todos motivados por la inquietud que consideramos hoy razón sustancial para la defensa de nuestra ciudadanía,  ante la agresión sin límites del capital lacerante de nuestro sistema ecológico en, y desde todas sus aristas.
Por ello le externamos los siguientes considerandos y posturas indeclinables, por el beneficio y supervivencia de  nuestra progenie, de nuestra especie, de nuestra población étnica originaria, y de las que provenientes también de otras latitudes se han arraigado por más de cuarenta años en nuestro estado; en fin, de una mayor temporalidad de la existencia humana.

Considerandos:

Que el riesgo mayor para los ecosistemas proviene por un lado de la avaricia desmedida, inconsciente, irracional e incongruente con la existencia humana, de los llamados desarrolladores urbanos.
En ese sentido el incendio de la sierra de san Miguelito puede ser asociado a los proyectos de las principales compañías constructoras, con la  pasividad, aparente complicidad y beneplácito, reflejados en la reacción tardía y lenta del gobierno del estado  y el ayuntamiento de la capital para sofocar ese incendio.
Que esa misma actitud fue demostrada por los ayuntamientos de Villa Juárez y cerritos;  viéndose obligada la comunidad misma a iniciar la ardua tarea de confrontar el fuego de sus bosques, ante la falta de iniciativa y desinterés de sus autoridades municipales, como de las empresas agrícolas y mineras de la región por socavar los múltiples incendios.

La excepción en la región fue el presidente municipal de san nicolás tolentino, quien directamente participa todavía por enfrentar la catástrofe no controlada en ese municipio hasta el momento en que redactamos este documento.

Otro riesgo no menor, es la actitud desmedida de industrias en las diversas regiones del estado, desechando sus residuos tóxicos en los lechos de los ríos; con ello contaminando también los mantos subterráneos acuíferos y las fuentes de hidratación de la población.
Ejemplo de ello es huichihuayán en la región huasteca, en la que el lecho del río contaminado por los desechos de la empresa de transformación frutera (citrofrut), provocó la muerte de miles de peces, e  impide ingerir lo que era el líquido vital de dicho río para la población.
Ni que decir del llamado “bombardeo de nubes” con nitrato de plata en villa juárez, a más de emplear a este municipio como basurero de “cementos moctezuma”
y, desde décadas atrás como emisión de gases venenosos desde el incendio de las minas de azufre de guscamá, cuyo incendio sigue activo subterráneamente desde 1972.

Con todas las consecuencias que ello significa para los habitantes de la región.

Al respecto de la contaminación acuífera en la huasteca potosina la conagua y el gobierno del estado han  sido omisos en este asunto de salud pública.
Lo antes dicho es vital para la población originaria tenek y náhuatl de huichihuayán, comunidad del municipio de huehuetlán, corazón de la huasteca.
Esto es sólo una mención de múltiples comunidades en todo el estado en esa situación.
Hablar de desarrollo sustentable es necesariamente evitar -pese a la actividad económica- el daño ecológico.
Por ello sustentar ese desarrollo implica el uso de energías menos dañinas al sistema térmico-ecológico del planeta.
El uso de energías menos entrópicas no garantiza una eternidad del sistema para la vida, pero si garantiza mayor tiempo de existencia para nuestra y otras especies.
Por ello luchamos y exigimos que el desarrollo de una estrategia energética de gobierno subraye la generación  de energías limpias no derivadas de los hidrocarburos.
Entendemos su estrategia de “dos bocas” para sustituir recursos de importación energética; pero ello sigue contribuyendo, quiéralo o no, a una mayor contaminación del ambiente ecológico.
Igualmente la práctica del fracking -que usted en campaña prometió erradicar-, sigue siendo una realidad en nuestro país.
También implica que el sistema de absorción hidráulica de la superficie del planeta  no sea bloqueado por el cemento de los desarrollos urbanos; lo  que impide el recargo de los mantos acuíferos e inundan las zonas urbanas declinadas.

Esto afecta a todas los niveles socioeconómicos de la población ubicados en las mismas.

No tenemos porque sustentar la ilusión de riqueza sin fin de un sector minoritario en hasta un 3% de la población, que se cree ser  dueño del destino del estado, del país, del mundo; risiblemente, hasta del universo.
Por ello proponemos consecuentemente:
La iniciativa ciudadana de “ley general de aguas”, que cierre el paso a la corrupción en los sistemas de agua.
La lucha por la defensa de los recursos naturales es la lucha por la vida.

Y exigimos:

El respeto a la “ley del desarrollo forestal sustentable”.
Así cuando los recursos forestales sufren de algún incendio o devastación, la prioridad es restaurar los ecosistemas; por lo que los ayuntamientos no deben autorizar cambio alguno del uso del suelo.
Poner en marcha un plan de restauración del ecosistema de la sierra de san miguelito, villa juárez, cerritos, ciudad fernández, la huasteca  y la sierra gorda en manos de los comuneros, ejidatarios y pueblos originarios con el apoyo técnico de universidades no corrompidas e instituciones especialistas en reforestación.
Castigar la negligencia de funcionarios públicos cuando no actúen  oportuna y responsablemente ante contingencias ecológicas.

Respeto a la ley de desarrollo forestal sustentable. 

En ello la prioridad es la restauración. Debe prohibirse el cambio del uso del suelo por los ayuntamientos en circunstancias de consecuencia de situaciones derivadas de siniestros ecológicos.
Respeto a la ley de responsabilidades de servidores públicos, aplicándoles sanciones de inhabilidad para ocupar puestos públicos en circunstancias de violación de las leyes de protección de ecosistemas.
No autorizar cambios del uso del suelo para crecimiento urbano, quedando prohibida la urbanización en las zonas de recarga de mantos acuíferos.
La nueva “ley general de aguas” debe ponderar la satisfacción del derecho humano al agua, la restauración de los ecosistemas y  la producción alimentaria, prioritariamente.
Se debe sancionar y cancelar permisos de uso a quienes contaminan el vital líquido desde los procesos industriales y agropecuarios de producción. Al tiempo se debe exigir el proceso de reciclaje de las aguas que emplean en sus procesos de producción.
La gestión de las aguas debe transitar hacia un manejo sustentable mediante la participación ciudadana y comunitaria en la planificación del uso de las mismas.

El mejoramiento del entorno ecológico y la ley sobre ecología también debe considerar la obligación de seleccionar y reciclar materiales, que desechados simplemente se transforman en carga contaminante del ambiente;

lo que llamamos basura deja de serlo con los procesos de reciclaje; igualmente el reciclaje del agua en uso de las industrias puede contribuir a una pérdida menor de las reservas de los mantos acuíferos y a evitar el despojo oficial y velado de las aguas de las comunidades y regiones.
En materia de protección arqueológica, las zonas arqueológicas no exploradas, desdeñadas y deformadas históricamente por el INAH delegación san luis potosí desde 2016,

cuando el geólogo Adolfo Rojano  informó al instituto referido de la existencia múltiple en la sierra de san miguelito, un motivo más para exigir el cuidado de la zona y el no cambio del uso de suelo de dicha sierra.

Todo lo señalado está documentado con material fotográfico, geológico, ecológico,  antropológico físico y comparativos históricos con otras zonas similares en el estado de S. L.P.
 

LEER MÁS:  SEP: Libros con mejores contenidos, reutilizables y ecológicos
cargando...