Desde hace tiempo el vapeo ha estado envuelto en la polémica y muchos investigadores han intentado analizar el contenido de los cigarros electrónicos
Cigarros electrónicos contienen miles de sustancias químicas desconocidas
Cigarros electrónicos contienen miles de sustancias químicas desconocidas

Regeneración 19 octubre 2021. Un nuevo estudio que realizó la Universidad de Johns Hopkins reveló que los cigarros electrónicos contienen sustancias químicas desconocidas.

Desde hace tiempo el vapeo ha estado envuelto en la polémica y muchos investigadores han intentado analizar el contenido de los cigarros electrónicos.

Los cigarros electrónicos son una mezcla heterogénea de sustancias químicas no informadas por los fabricantes, incluye productos industriales y cafeína, sólo por nombrar algunos.

Además, los efectos sobre la salud a largo plazo siguen siendo un misterio.

“La investigación existente que comparó los cigarros electrónicos con los de tabaco encontró que los contaminantes de estos últimos son mucho más bajos en los cigarros electrónicos”, indicó el estudio.

Según el autor principal del estudio, Carsten Prasse “el problema es que los aerosoles de los cigarros electrónicos contienen otras sustancias químicas no caracterizadas que podrían representa riesgos para la salud”.

Para este estudio, los investigadores hicieron un rastreo mucho mas amplio de la red química.

La técnica de toma de huellas químicas utilizada para este trabajo se basa en cromatografía líquida o espectrometría de masas de alta resolución.

Este enfoque no se había usado pero sirve para buscar compuestos orgánicos en aguas residuales, alimentos y sangre.

¿Qué sustancias se encontraron en los cigarros electrónicos?

Se probaron cuatro productos de vapeo populares: Mi-Salt, Vuse, Juul y Blu.

En los líquidos con sabor a tabaco se encontraron miles de sustancias químicas desconocidas y se observaron compuestos en los aerosoles.

En particular, se localizaron compuestos similares a los hidrocarburos que, generalmente, solo aparecen después de la combustión, algo que los fabricantes de cigarros electrónicos afirman que no ocurre durante el vapeo. 

Estos compuestos de hidrocarburos que se producen al fumar un cigarrillo normal se consideran tóxicos.

“Una de las principales estrategias con la que se han comercializado los cigarros electrónicos es que funcionan a temperaturas inferiores a la de combustión, lo que los haría más seguros que fumar tradicionalmente”, indicó Mina Tehrani, becaria postdoctoral en la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins.

Los especialistas revelaron que encontraron cerca de 2 mil sustancias químicas sin identificar.

También se encontraron productos químicos de variedad industrial uno de ellos es un pesticida, mientras que los otros dos son saborizantes asociados con posibles efectos secundarios tóxicos e irritación respiratoria.